Microcuento #2: El Guardián del Templo Legendario

Microcuento El guardián del templo legendario

Después de atravesar el continente durante largos años, desde las calurosas tierras del sur, llegamos a nuestra meta. La alegría desbordaba de nuestros cuerpos mientras pensaba en que las aventuras que habíamos tenido hasta ese momento no tendrían comparación con lo que se venía. Al fin podía contemplar con mis ojos parte de la historia de las antiguas y extintas civilizaciones que dieron cimientos a lo que era la actualidad. Por fin podría palpar con mis propias manos las palabras e ilustraciones de los libros que había estudiado desde la infancia en la Gran Biblioteca Ancestral, donde acumulé mis sueños incluso en la adolescencia. 

Quedé estupefacto cuando, al salir de pronto de la tormenta de nieve, vi la imponente figura del coloso de hielo observándome con su mirada helada que parecía atravesar mi alma. Un escalofrío me recorrió la espalda y no pude evitar quedarme sonriente, un tanto embobado, observándonos mutuamente. Era lo más espectacular que jamás había visto. El resto del grupo parecía sentirse igual, aunque un ligero temor recorría sus rostros. La vieja leyenda narraba que el coloso protegía un gran tesoro y que destruiría a quien se atreviera a caminar frente a él. 

Sin terminar de creer en los viejos cuentos y asegurando que sólo era un engaño para alejar a los usurpadores (los cuales ya habían arruinado muchos templos antiguos del sur del continente) nos detuvimos entre la tormenta y el guardián de hielo. Allí descansaríamos por unas horas para luego atravesar su campo de visión inerte y llegar hasta el templo que protegía, el cual se hallaba a unos cuantos metros de altura escalando la montaña. Observaríamos y registraríamos todo en notas detalladas y fotografías durante una semana para volver una vez más a nuestras vidas cotidianas. O eso era lo planeado…

Mientras mis compañeros descansaban y se recuperaban de atravesar la extraña tormenta que envolvía y protegía la montaña, sentía la penetrante mirada del gigante sobre mí. Si realmente no era una simple estatua como narraba el cuento que me heredó mi yaya, entonces, tal vez, nadie volvería a cruzar la tormenta. No pude evitar apretar entre mis manos el viejo amuleto que había recibido junto al cuento y arrojar una oración a los cielos, por si algún dios se atrevía a oír mi deseo. “Ojalá sea un simple cuento”, pensé a la vez que notaba un frío parpadeo.

FIN


Fotografía de imagen destacada de Stefan Keller en Pixabay.

¿Te gustó? Compártelo

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Twitear
Share on pinterest
Guardar pin
Share on whatsapp
Compartir
Share on telegram
Compartir
Share on email
Compartir

Te puede interesar

0 0 votos
¿Qué te ha parecido?
guest
2 Commentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
El Demiurgo
7 meses hace

Un efectivo final abierto.

Gisela Brito — Escritora
¡Hola, soy Gisela de Argentina! En este blog estaré compartiendo mi experiencia literaria como escritora de ficción. Encontrarás mis microcuentos y recomendaciones para leer o escribir. Espero que disfrutes tu estadía y te animo a dejar un comentario.

Lista de correo

Suscríbete al blog a través de correo electrónico y recibe actualizaciones del blog, recomendaciones y más...

También puedes

Apóyame

Si te ha gustado el contenido que comparto, puedes apoyarme donando la cantidad de dinero que quieras. Todo apoyo será más que bienvenido y agradecido. Sin embargo, si no quieres o no puedes, no pasa nada, puedes seguir disfrutando de lo que escribo.

Publicidad

Utilizo cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de mis usuarios y mejorar mis servicios. Si acepta o continúa navegando, considero que ha aceptado su uso. Puede cambiar la configuración u obtener en:   
Privacidad
error: Alerta: ¡¡Contenido protegido!!